Edición 436: La trifulca tropica

The following two tabs change content below.

Patrick O´ Donoghue

patrich..vheadline@gmail.com

Latest posts by Patrick O´ Donoghue (see all)

Nicolás MaduroLa trifulca tropical: Lo que pasó en la Asamblea Nacional ha dado bastante munición a los medios británicos para divertirse. La trifulca salió reseñada en casi todos los periódicos y, por supuesto, en las noticias de televisión, a favor de la bancada opositora. La estrella o el personaje que lució internacionalmente en primera plana fue Julio Borges con ojo negro y gotas de sangre en la mejilla lanzando una ofensiva contra el gobierno; pero sin su acostumbrada pantalla amarilla. El reportaje en The Guardian favorece a la oposición: la corresponsal Virginia López y su editor, Jonathan Watts pecan de mañosos -según mi parecer- cuando anuncian que la trifulca en AN “expuso una nación dividida en dos partes iguales después de 14 años del régimen socialista de línea-dura de Chávez”. Por lo menos, los dos corresponsales abren espacio para incorporar la opinión de un trabajador de AN quien insistió que la oposición inició la trifulca provocando a los diputados del gobierno con gritos de “golpe parlamentario”. López confirma que España metió la nariz (y la pata) -de nuevo- ofreciendo ser mediador en el conflicto parlamentario. ¿Cuándo van a aprender los españoles? ¡Ni saben cómo manejar y adelantar iniciativas de paz con ETA, según el último informe de inteligencia!

Reuters UK, en su versión de los sucesos, concuerda en destacar a Borges como víctima y héroe (quizás por haber estudiado en Oxford University) por las “bofetadas repetidas” que sufrió de las manos de diputados del gobierno. Business Report UK cuestiona la decisión de Diosdado Cabello de pedir un voto prohibiendo a la oposición el derecho a la palabra por no reconocer la victoria de Nicolás Maduro.

El corresponsal de The Voice of Russia, Tom Spender también resalta la imagen de Borges pero, a diferencia de los periódicos británicos y estadounidenses, pone a relieve la contra-acusación de ambos lados. Cita a Tamara Pearson del periódico electrónico de izquierda: venezuelanalysis.com. Ella es la primera periodista que introduce un personaje misterioso como es el diputado (de la oposición) que vino aquel día al hemiciclo con su casco de motociclista puesto porque sabía de lo que iba a pasar. En seguida, Spender entrevista a un tal Giampaolo Rossi-Fedele, venezolano residente en Londres, quien se queja que la prohibición contra la banca opositora es un hecho sin precedentes en la historia de Venezuela. Rossi-Fedele añade, sin profundizar el hecho, que es el gobierno el que provoca a la oposición para obligarles a manifestar en la calle y así crear un motivo para instalar un sistema autoritario. La australiana Pearson, en cambio, acusa a la oposición de fomentar incertidumbre y miedo entre la población en general aprovechando de la muerte de Chávez. Spender concluye como los británicos que Venezuela aparentemente está rajada en partes iguales y que la turbulencia no terminará con los resultados del último audito o reconteo.

La BBC alimenta la misma corriente de una Venezuela dividida en dos partes iguales. The Daily Mirror, tabloide de centro-izquierda, repite el cuento de Reuters, ofreciendo el video de Globovision como evidencia y poniendo vínculos para que los lectores vieran los “diez trifulcas parlamentarias más impresionantes en el mundo”. El de Borges ahora está en The Top Ten.

The Financial Times produce un reportaje interesante de su pesos pesados: Benedict Mander y John Paul Rathbone sobre la “pelea indecorosa” en el seno de AN que ha “puesto a relieve las tensiones políticas que desgarra el país desde las elecciones”. Maliciosamente deslizan la información de cómo que Diosdado Cabello “observaba la escena bulloso con una sonrisa contenta”. Es decir de la oposición recibiendo su merecido. Concentrando su análisis en lo económico, Mander y Rathbone ensartan a Maduro por “aumentar la radicalización política,” y por no demostrar el pragmatismo que debería tener en lo económico. Intuyen que quizás la “oposición envalentonada” haya provocado a Maduro al rechazar y boicotear la cuota de audito ofrecido como “inadecuado” y amenazando ir al Tribunal Supremo. Al fin y al cabo, la mayoría de los corresponsales extranjeros pelaron al vaticinar más enfrentamientos y violencia el 1 de mayo.

Los del FT hacen referencia a la detención de General Rivero como “el primer preso político” de Maduro y recuerdan una entrevista con el mismo Rivero antes de las elecciones donde temía persecución por la información delicada que tenía sobre asuntos militares. Terminan con una nota de los consultores de riesgo, Eurasia, sobre más riesgo a la estabilidad política bajo Maduro que “posiblemente ha incrementado la profundización de los problemas económicos”.

En fin, creo que los corresponsales prefieren ignorar el siguiente hecho: aunque Nicolás Maduro ganó con 1,5%, no significa que el país esté inextricablemente antagonizado en dos partes iguales e irreconciliables. Lo que sí los resultados electorales confirman es que existe en el país un porcentaje significante de votantes flotantes, o lo que despectivamente antes se refirieron a los “ni-ni”. Obviamente, este sector daba a Chávez el beneficio de la duda y votaron por él pero que ahora frente a los problemas y ciertas dudas sobre los ministros y jefes políticos del gobierno decidieron o no votar o probar con Capriles. Por eso, habría que rechazar la corriente en boga de un país dividido en partes iguales. Lo que se aprecia es la incertidumbre entre la gente y un deseo de que las trifulcas se apaguen y se atiende a buscar soluciones a los problemas, sobre todo en cuanto al crimen y una policía que no es de confiar. Concluyo que por acá no se entiende el porqué de la trifulca, ni el intento de prohibir que diputados electos opinar, mientras que no quepa la menor duda de que EEUU y sus aliados son mecenas de una oposición desesperada para demostrar que vale el oro depositado en ellos.

Acabo de leer las columnas de Moisés Naím y realmente da pena su crítica a los países europeos y de América Latina por no reconocer la victoria de Maduro. Habla de la “cruel indiferencia de Brasil” (y en especial Lula) “antes los ataques a las libertades en Venezuela.” Sin embargo, se rectifica más adelante al describir a las supuestas violaciones a la democracia (bajo Chávez) como “enmascaradas”. Lo que aprendió Naím en su incursión en el mundo anglo-sajón es el poder de las palabras para producir cambios y el uso debido de matizar el lenguaje. Insinúa que los perseguidos políticos que Venezuela albergó en la época de las dictaduras latinoamericanas son ingratos porque al estar ahora en altas posiciones en sus países… “su silencio ante lo que sucede en Venezuela es ensordecedor”. En cuanto al reconteo, Naím disfrace su lenguaje porque aparentemente CNE lo está haciendo “de una manera sospechosamente inadecuada”. Uno pregunta sobre la memoria selectiva del ilustre economista y la hipocresía en ignorar oportunamente la realidad de las instituciones del Estado bajo la Cuarta y el silencio de países del continente en ese entonces elocuentemente simbolizado con la coronación de Carlos Andrés Pérez como Presidente por segunda vez. Creo que Naím sirvió a CAP como economista en la antesala del Caracazo. Un poco de humildad, sin duda, está a la orden.

Es como un artículo que escribió el Sr. Rathbone en FT revisando el nuevo libro de Eduardo Galeano en inglés: Children of the Days. El editor de la sección latinoamericano de FT remata la crítica común adoptada por la derecha y el centro sobre una miopía de intelectuales de la izquierda. Pregunta a Galeano: “¿dónde están los cuentos (viñetas) de malas acciones de la izquierda autocrática latinoamericana?”. Yo repondría el mismo reproche a Naím, Vargas Llosa, Mander, Carroll y Rathbone. Quizás el ejemplo de un corresponsal o periodista que efectivamente ha desarrollado el don de una crítica balanceada es Robert Fisk y sus reportajes sobre los eventos y los actores en el medio oriente. Lo bueno es que el periodista tiene excelente memoria, atributo que comparte con nuestro editor, Miguel Salazar, que les sirve a ambos para consolidar sus observaciones y opinar sobre la actuación de las bandas en conflicto. Fisk mantuvo la capacidad de exponer las acciones de todos los actores en el conflicto sin favorecer a los poderes imperiales, cosa que le falta a los comentaristas británicos y la BBC.

Las elecciones también son tema de mucho interés acá después de sorpresas en algunos concejos o municipalidades. The UK Independence Party (UKIP) registró avances por encima del partido conservador y liberal (de la coalición). Pusieron concejales en lugares como Lincolnshire donde hay muchos inmigrantes de Europa Oriental. Ganaron porque los ingleses opinan que hay demasiado de ellos en la región trabajando en la agricultura. Parecer ser que UKIP le ha dado a los partidos tradicionales una patada y puede ser una fuerza en las elecciones generales en 2015. Es señal que los políticos no están escuchando lo que dice la gente.

Otra noticia relacionada con la inmigración es que se entabló una batalla legal para que intérpretes afganos del ejército británico se refugien en UK. Estaba conversando con un joven que está en la campaña para ayudarles a venir a UK y me comentó que son alrededor de 400 intérpretes que enfrentan el peligro de muerte cuando las tropas británicas abandonen el país. Supe que alrededor de 500 intérpretes iraquíes que trabajaron para el ejército británico recibieron la luz verde para asilarse al concluir aquella guerra. Me imagino que los afganos vendrán con sus familias. Se da por entendido que se les concederán asilo, ya que los jefes militares apoyan la campaña.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.