Edición 449: Inadmisibilidad

The following two tabs change content below.

Mariano Mejías

informe.marianomejias@gmail.com

Latest posts by Mariano Mejías (see all)

[divider top="0"]
 

 

No es nada feliz para una sociedad tan dividida políticamente como la venezolana que el pronunciamiento del llamado “Máximo Intérprete de la Constitucionalidad”, se transe en un simplón fallo de “inadmisibilidad” de los recursos, posición ésta facilista ya que niega el análisis judicial de la procedencia o improcedencia de los mismos

 

[divider top="0"]

Inadmisibilidad. La decisión de la Constitucional de inadmitir los 10 recursos electorales presentados por la oposición -y Dios quiera nos equivoquemos- configura uno de los fallos social y jurídicamente más peligrosos en la historia contemporánea del país. No esJudiciales b nada feliz para una sociedad tan dividida políticamente como la venezolana que el pronunciamiento del llamado “Máximo Intérprete de la Constitucionalidad“, se transe en un simplón fallo de “inadmisibilidad” de los recursos, posición ésta facilista ya que niega el análisis judicial de la procedencia o improcedencia de los mismos. Tal atajo tempranero denota negligencia o descuido de trabajar en la revisión concreta de pruebas, de los hechos presentados, de los alegatos jurídicos esgrimidos. Lo menos que debíamos esperar era un pronunciamiento enjundioso, con sentido jurídico, del porqué la procedencia o improcedencia de los recursos. Se nota la ausencia de un Cabrera Romero, de un Delgado Ocando, de un Rondón Hazz, en ese Tribunal. El país merecía otro tipo de sentencia porque no son pocas las paradójicas circunstancias que condujeron al reclamo: una diferencia que no llegó a los 2 puntos entre el candidato que el CNE declaró ganador y el que fue señalado perdidoso; que observadores internacionales certificaran 77 irregularidades en los comicios; que conocido los recursos por su sala natural, la Electoral, a ella le arrebataron los mismos por la Constitucional por un avocamiento tampoco sustentado; y lo que es peor, ¿cómo un fallo de inadmisibilidad, no de fondo de un recurso, se puede pronunciar para poner a la puerta de un proceso penal al candidato recurrente, el que obtuvo la mitad de los votos en el comicio impugnado? Dada la situación socio-económica de la nación, es caldo de cultivo para cualquier enfrentamiento social; máxime que es un hecho, que la oposición logrará éxito en sus reclamos frente a las instancias internacionales, judiciales y políticas. Desde nuestra perspectiva, no actuó como un árbitro social el TSJ, sino más bien como un factor de implosión. Eso es muy delicado. Teníamos información extraoficial que venía una decisión de improcedencia, y no de inadmisibilidad (no sin cierto desencuentro de una magistrada), para después del asueto vacacional, en septiembre; pero supimos que uno de los sectores oficialistas apuró el fallo. Por cierto, que el hecho de que un máximo tribunal tercie resolviendo un conflicto electoral presidencial no es nuevo. Recuerden lo que paso en EEUU en 2000, cuando la Corte Suprema de Justicia de allá le dio la victoria a Bush: un juez de Tallahassee (capital de Florida), Sanders Sauls, rechazó la impugnación del candidato demócrata Al Gore. El juez confirmó que Bush era el vencedor en ese Estado. David Boies, el abogado de Gore, apeló ante el Tribunal Supremo de Florida, pero la Corte Suprema de Estados Unidos anuló la decisión del Supremo de Florida que autorizó recuentos manuales y extendió el plazo para los resultados. Paradójico era que el juez Sauls era un demócrata nombrado por un gobernador republicano. Precisamente él sentenció que los demócratas no demostraron que los resultados en Florida que daban la victoria a Bush por 537 votos, fueron falsos. Pretendían recuento manual de 14.000 sufragios en Palm Beach y Miami-Dade. Dijo Sauls que la carga de la prueba recaía sobre el demandante Gore, y que sus abogados, testigos y pruebas, no demostraron sus razones. Revocado ese fallo por el Supremo de Florida, más arriba, la Corte Suprema, lo anuló, en una sentencia de solo 7 páginas, en la que dijo escuetamente “Hay una considerable incertidumbre sobre los fundamentos en los que el Tribunal Supremo de Florida basó su decisión“. Lo demás es historia: Bush Presidente, con su 11 de Septiembre, con su invasión a Irak, con su controversia con Chávez; y otras menudencias.

Sensación. No se ha logrado combatir en concreto el terrible flagelo del delito violento, más bien éste se ha incrementado. Algunos criminólogos, dizque estudiosos de los sistemas penales y otras lindezas seudo-sociológicas -que cobran sus buenos honorarios-, han metido en la cabeza de altos personeros que con respecto al tema lo que hay es una “sensación de violencia” atizada por los medios, que se puede contrarrestar con una “sensación de seguridad“, precisamente a través de las declaraciones de supuestos logros en el área, nunca concretados. Por cierto que está de moda el último libro del autor de best sellers Dan Brown, “Infierno“, cuya tesis novelesca es que la humanidad necesita autodiezmarse, eliminarse ella misma, para que los recursos económicos puedan alcanzar, ante la superpoblación mundial. Lo traemos a colación porque supimos que en medios oficiales se maneja la extraña tesis de que de los 25.000 muertos con los que terminará el año por la violencia, 80% de ellos serán por crímenes entre bandas de delincuentes. Una suerte o desgracia de autosaneamiento de los malos. Terrible si así se piensa oficialmente. Malthusiano el asunto.

Enredo capilar. Podrá sonar risible, pero se le está presentando un problema a las fiscalías y juzgados penales zulianos, una felonía que está aconteciendo en Maracaibo: a las damas de larga cabellera allá, ¡le están cortando el cabello para robárselo! En este tipo de asaltos, en el centro marabino, las ladronas de cabello -“pirañas” las llaman-, con tijera de podar, cortan el cabello a sus víctimas para luego revenderlos hasta en 2 mil bolívares y hacer extensiones que son usadas en peluquerías. Varios han sido aprehendidos por tales hechos, pero se encuentran los fiscales y jueces con la duda sobre el delito a imputarles. Si escogen “Lesiones Intencionales Simples“, 413 del Código Penal (“El que sin intención de matar, pero sí de causarle daño, haya ocasionado a alguna persona un sufrimiento físicoserá castigado con prisión de 3 a 12 meses“), el delito sería de acción pública, imputable por la Fiscalía. Pero si escogen “Lesiones Levísimas“, 417 del Código (“…no ha acarreado enfermedad que necesite asistencia médica“…), sería perseguible por acusación privada, solo de la víctima. Supimos que abogados defensores de las tijereteras han alegado en tribunales que el cabello no es otra cosa que “células muertas” y que por ende no hay lesión en el cuerpo. ¡Habrase visto hasta donde ha llegado la pobreza en nuestra amada patria!

Publicidad abogadil. En su artículo 20 y otras disposiciones, la Ley de Abogados impide la publicidad comercial de la profesión de abogados, dejando ver que la abogacía no es el ejercicio de una gestión, sino que es una satisfacción absoluta por el ejercicio de las causas. Por ello resulta extraño lo que se percibe desde hace una semana, en las inmediaciones del principal palacio de justicia penal del país, el del Área Metropolitana de Caracas. Frente a dicho Palacio, finalizando la Avenida Bolívar, al lado del Mercado de La Hoyada, una abogada de apellido Piña, o algo parecido, se anuncia como la “Especialista Penal” para solventar todo tipo de problemas penales, en una valla publicitaria superior a los 7 metros de ancho y de largo, dando teléfonos y otros contactos. Nos tomamos la molestia de indagar cuántos recursos de casación penal, por ejemplo, ha ganado la abogado con ese apellido, y no encontramos ni uno. La valla en cuestión supera en tamaño las más recientes del presidente Maduro. Nos recuerda la controversia que llegó hasta el Máximo Tribunal sobre una firma que otrora se publicitaba como el “Doctor Diablo“. ¿Y qué hace en estos casos el Tribunal Disciplinario del Colegio de Abogados de Caracas?

Indignidad. Los comisarios de la Policía Metropolitana que han sido condenados a 30 años de prisión y que sufren la desventura de una salud precaria, les ha pasado de todo desde que están recluidos. La primera decepción que vivieron fue con el ex alcalde Alfredo Peña. Literalmente hablando, los abandonó. Y ahora, lo que le está sucediendo a Simonovis es un verdadero crimen institucional. Piedad, por favor, piedad. Se enaltece quien brinda compasión a quien modera su conducta aplicando justicia.

Rectora cumpleañera. El pasado miércoles fue el cumpleaños de la jueza rectora de Caracas. Dicen que celebrado en la Sede de su Despacho de juez superior Civil. Presurosos llegaron a la oficina de la justicia civil algunos jueces que aprovecharon el festín para los chismes judiciales de rigor. Encapillados en esa oficina, creyendo que pasan desapercibidos. ¡Qué no dijeron y comentaron! Esos administradores de justicia, sobre todo de las magistradas que componen la nueva directiva del Supremo. A una jueza que han botado 2 veces, la descosieron y la recosieron; de otro juez civil de 1ra instancia, se le llamó “bruto” pesetero impuesto por una Secretaria de la Asamblea Nacional, de nexos familiares con uno de los magistrados de la Sala Disciplinaria. Hasta de la propia rectora hablaron, por supuesto que a sus espaldas, se la vinculó como integrante de la temible “tribu de marlon”.

Diplomados. No nos invitó la Dra. Ortega a su Diplomado sobre los Derechos Humanos con periodistas, en la Escuela de Fiscales. No importa. El cariño es el mismo. Ahora invitamos nosotros a un evento que se percibe interesante: el “Congreso Internacional sobre Acoso Laboral y Sexual“, en Barcelona, Anzoátegui, en septiembre, en el Auditorio de la Universidad “Gran Mariscal de Ayacucho“.

Será cierto…

* ¿Que hay atropellos contra los funcionarios de la Sala Social del TSJ, presuntamente infligidos por la magistrada Porras, botando a todo el mundo como lo hizo en la Escuela Nacional de la Magistratura, contrariando ello lo respetuoso que era el jubilado magistrado Perdomo, siendo que, hasta se habla de “acoso laboral“, no haciendo nada al respecto, el presidente de la Sala, el guayanés Francceschi?;

* ¿Que son infrahumanas las condiciones físicas de los tribunales del circuito laboral de El Vigía, Estado Mérida, especialmente en lo que atañe a los aires acondicionados, en una zona tan caliente?

* ¿Que contrariando la huelga universitaria, la Facultad de Derecho de la UCV da cursos de veranos donde en un mes aprueban los alumnos materias que normalmente cursan durante un año, tales como “Obligaciones” y “Derecho Procesal“, dando mucho que hablar sobre la principal Casa de Estudios del país?

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.