Edición 459: 18 de octubre de 1945: El golpe militar contra Medina Angarita

The following two tabs change content below.

Las Verdades de Miguel Web

N.R.

En las últimas semanas hicieron contacto con Rómulo Bentacourt, Raúl Leoni, Luis Beltrán Prieto Figueroa y Gonzalo Barrios, dirigentes de Acción Democrática, que se comprometieron también en la conspiración, conjuntamente con la Escuela Militar y el Cuartel San Carlos de Caracas y la guarnición de Maracay.

El Gobierno, sorprendido por la conspiración, intentó resistir con algunos cuerpos de tropas y fuerzas policiales leales a Medina. Pero pronto se18 b hizo evidente el control de la situación por los “revolucionarios”. El Gobierno estaba perdido y Medina entregó el mando.

Pero… ¿cómo reaccionaron las “fuerzas progresistas” en esa oportunidad?, a continuación ofrecemos los comunicados de la Unión Popular y el Partido Comunista que darán claridad de cómo fueron las posiciones de los partidos y de los políticos que medraban en esos años al abrigo del poder. Inmediatamente después conocieron la verdadera cara de la revolución. 

Comunicados ante el golpe del 18 de octubre de 194

Unión Popular y los comunistas venezolanos (Partido Comunista de Venezuela)

Caracas: 20 de octubre de 1945. (Hora: 11 p.m.)

Comunicado Número Uno

Una insurrección militar, encabezada por oficiales jóvenes del Ejército, organizados en la Unión Patriótica Militar, ha destituido al presidente de la República y a su gabinete, haciendo presos a Medina y al jefe de la reacción, general E. López Contreras. Este hecho ha sido sorpresivo para nosotros, así como para una gran parte de las organizaciones democráticas y de trabajadores del país.

Unión Popular Venezolana y los comunistas venezolanos habíamos alertado al pueblo contra un golpe militar reaccionario encabezado por el general Eleazar López Contreras y los caudillos feudales, en connivencia con el fascismo internacional; golpe enfilado a aniquilar todas las conquistas alcanzadas desde 1936 hasta la fecha, por la tenaz lucha del movimiento popular. Frente a la posibilidad de esa criminal maniobra habíamos luchado por formar un Frente Nacional Unificado de todos los sectores democráticos y progresistas, incluso de las propias fuerzas democráticas representadas en el gobierno del general Medina. Objetivo fundamental de ese Frente debería ser el aislar primero, y derrotar después a los elementos reaccionarios que, tanto dentro del aparato del Estado como en la oposición, pugnaban por retrotraernos a etapas ya superadas de nuestra evolución histórica. Dentro de esa estrategia política no figuraba la posibilidad de una insurrección armada del tipo de la que ahora se ha realizado bajo el comando de los jóvenes oficiales de la Unión Patriótica Militar, y con la colaboración de Acción Democrática como la propia junta de Gobierno lo ha informado al pueblo.

U.P.V. y los comunistas venezolanos continúan fieles a los intereses democráticos y de las masas trabajadoras, con sus cuadros de militantes y sus organizaciones disciplinadas al servicio de la causa de la liberación nacional. En consecuencia están solicitando entrevistarse con la junta de Gobierno para exponerle estos objetivos y su opinión sobre la nueva situación. La actitud de U.P.V. y los comunistas venezolanos estará determinada por los resultados de dicha entrevista.

Caracas: 20 de octubre de 1945. (Hora: 11 p.m.

Comunicado Número Dos

Los decretos y comunicados oficiales de la junta Revolucionaria de Gobierno, así como las informaciones de prensa han venido definiendo el carácter del movimiento que se inició con el golpe militar del 18 de los corrientes y que ha cristalizado en la formación de un nuevo Gobierno. Unión Popular Venezolana y los comunistas venimos por este Comunicado a fijar posiciones frente a la nueva situación.

Primero. El golpe realizado por la juventud militar de Venezuela, agrupada en la Unión Patriótica Militar, y su consiguiente cristalización en la junta Revolucionaria de Gobierno, ha roto el “hilo constitucional” que desde 1936 hasta la fecha había entrabado el desarrollo y el ascenso de la democracia e impedido la restauración de la plena soberanía popular. Este hecho de inmensa significación histórica abre nuevas perspectivas para el movimiento revolucionario y popular del país. El viejo orden institucional, dirigido en gran parte contra las libertades populares, había venido siendo reformado lenta y parcialmente por la presión combativa de las organizaciones progresistas, de los obreros y campesinos organizados. Sin embargo permanecía en pie su esencial contenido anti-democrático, que se expresaba en la ausencia del sufragio universal directo y secreto, en la vigencia de leyes represivas de contenido fascista (Ley Lara y otras), en las fuertes reminiscencias feudales, presentes en todo el ordenamiento jurídico de la República. U.P.V. y los comunistas venezolanos habíamos venido luchando en los puestos de vanguardia y hasta el máximo de nuestras posibilidades por la transformación de ese orden institucional dentro de las condiciones objetivas que nos imponía la correlación de fuerzas existentes en el país. Valoramos por eso, en todo su alcance, los hechos históricos que estamos viviendo. 

Segundo. El nuevo gobierno tiene una orientación general democrática y ha expresado puntos programáticos que corresponden a los anhelos y aspiraciones populares, tales como: convocatoria a una Constituyente que devuelva al pueblo su soberanía, libertades públicas con amplias garantías para todos los partidos democráticos, lucha contra el alto costo de la vida, estrechamiento de relaciones con las naciones democráticas y especialmente con la Inglaterra Laborista, los Estados Unidos de Norte América y la Unión Soviética; ruptura de relaciones entre nuestro País y los regímenes de fuerza de Franco y Trujillo. Tales consignas forman parte de nuestro programa y para su consecuente realización deben movilizarse todas las fuerzas organizadas de la clase obrera y del pueblo.

Tercero. Señalamos, sin embargo, la ausencia en ese programa de una nueva definición de posiciones del nuevo gobierno frente a la transformación necesaria e inaplazable de las relaciones de producción en el campo y la liberación de las grandes masas campesinas, así como sobre la recuperación progresiva, por Venezuela, de sus riquezas naturales explotadas por las compañías imperialistas.

Cuarto. Contra el nuevo gobierno y su programa se reagruparán las fuerzas de la reacción venezolana, del latifundio y de los agentes del imperialismo. Ese vasto conjunto de fuerzas regresivas estorbará por todos los medios a su alcance, saboteará enérgicamente la realización de aquel programa, empleando la maniobra y la intriga en gran escala, y no deteniéndose siquiera en el empleo de los más violentos métodos. Es decir, se tratará de organizar la contra-revolución. Y éste es el gran peligro que amenaza de inmediato.

Quinto. Para hacer frente a ese peligro no existe otro camino que el de la compactación de todas las fuerzas democráticas, obreras, campesinas, de la clase media y de la burguesía liberal. Es necesario la integración de un gran Frente Nacional Unificado de todos los sectores, sin exclusión de ninguno de ellos, por encima de cualesquiera prejuicios políticos o regionalistas, para la movilización organizada, entusiasta y efectiva de todos, en la defensa de los objetivos revolucionarios. Unión Popular Venezolana y los comunistas venezolanos pondrán todo su empeño en la constitución de ese Frente, cuya formación habían pedido para la lucha contra la reacción Lópezcontrerista y los sectores reaccionarios del gobierno de Medina. La reacción ha recibido un fuerte golpe, pero no ha sido derrotada, sino que por el contrario cuenta con grandes recursos económicos intactos y con sus relaciones con la reacción internacional para intentar decididamente su desquite.

Sexto. La formación del necesario y poderoso Frente Nacional Unificado puede ser estorbado por medidas que siembran reservas entre los sectores y personalidades democráticas y organizaciones obreras y campesinas indispensables para darle una base sólida y estable. Medidas como la detención del Presidente de U.P.V. y Secretario General de la Federación de Trabajadores del D.F. y del Estado Miranda, Rodolfo Quintero; Luis Miquilena, Secretario de Organización de la misma Federación y dirigente de los trabajadores del transporte; del doctor Enrique Agüero Gorrín, Consultor jurídico de numerosos Sindicatos y dirigente de la Confederación de Jóvenes de Venezuela, y de sus hermanos; de Germán Tortosa, no son las que pueden facilitar el necesario establecimiento de aquel Frente. Ni lo es tampoco la campaña que atribuye tendenciosamente a los comunistas y Unión-Popularista la realización de saqueos, atropellos, actos de vandalaje, y los disparos que en las calles de Caracas lanzan elementos irresponsables, que somos los primeros en condenar.

¡Por la formación de un Frente Nacional Unificado de todos los Partidos, Organizaciones y Sectores Democráticos!

¡Por la realización de los objetivos centrales del Movimiento Popular en estos momentos, Asamblea Constituyente, lucha contra el alto costo de la vida, aumento de salarios, castigo a los especuladores, vigencia de las libertades públicas, políticas y sindicales; tierras y crédito barato para los campesinos, rescate progresivo de las riquezas nacionales explotadas por el imperialismo!

¡Por la libertad de los camaradas presos: Rodolfo Quintero, Luis Miquilena, Enrique Agüero Gorrín, Germán Tortosa y demás compañeros

¡Contra la campaña de falsos rumores tendenciosos que siembran reservas entre los sectores democráticos en beneficio de la Reacción!

Caracas: 22 de octubre de 1945.

Salvador de la Plaza, Gustavo Machado, Alfredo Conde Jahn Manuel R. Oyon, Carlos Augusto León, Eduardo Machado, Pompeyo Márquez, Hipólito González, Jesús Pérez, Amoldo Ramos.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.