Edición 583: Ni de película

The following two tabs change content below.

Fabricio Yarica

fabricioyarica2007@yahoo.com

Últimas entradas deFabricio Yarica (ver todo)

 Ni de película. La verdad sea dicha: a lo anunciado con bombos y platillos, es decir, con triquitraquis, saltapericos y cohetones en La Colina, le faltó mucho para ser “de película”. Y es que esa antesala para celebrar el estreno de Entre tu amor y mi amor fue de un aburrimiento sensacional, como el sabatino. Más de lo mismo, pues, es decir, chácharas huecas, frases hechas y repetidas, chistes que no daban risa, en fin… Por supuesto que me baso en lo que vi, desde las 7 de la noche, para defender mi argumento y en la rabia que me dio por haber caído en la trampa, porque en eso se han convertido esos programas especiales de antesala dramática que nos vende la televisión. Por cierto, a qué se debía esa cara de circunstancia del protagonista; Daniel Elbitar no estaba muy a gusto en esa premier tan chimba, las cámaras mostraron su fastidio y sus ganas de salir corriendo con su perrita en más de una ocasión. Las anfitrionas. Todas jugaban a quitarse las palabras de la boca… para caer en tontas repeticiones y piropos de cortesía. Y salvo Osmariel Villaobos (que sí sabe de moda y estilo, y sabe escoger lo que mejor “rima” con su cuerpo) tanto Kerly Ruiz como Mariela Celis aceptaron ser vestidas por sus enemigos (mi colega debe demandar a su “diseñador” por haberla disfrazado de abuelita años treinta). Coincidencia. Entre tu amor y mi amor –original de Carlos Pérez- cuenta la historia de una muchacha frágil e inocente a quien la ambición y la maldad de sus enemigos le destrozaron  la vida. Regresa triunfante y una vez consumada su venganza, quedará frente a los ojos amorosos del  único hombre que amó: el padre de su hijo, quien le implorará retomar los caminos del amor y el olvido de las vilezas que endurecieron su corazón, para mirar la vida como una promesa de ilusión y de dicha, y no como una guerra a muerte por la supervivencia… Cualquier parecido con otras historias es pura “coincidencia”. Química. Tanto en la televisión como en el cine existe una fuerza poderosa que se llama química, eso que sucede cuando una actriz y un actor parecen estar hechos el uno para el otro, y conectan de tal forma que juntos ante las cámaras hacen saltar chispas. Forman la pareja perfecta, aunque entre él y ella la palabra “relación sentimental” no exista ni existirá nunca. En esta oportunidad diré que hacía tiempo no veía en una producción dramática una pareja protagónica con tanta química como la conformada por  Rosmery Marval (Sol Buendía) y Daniel Elbittar  (Alejandro Monserrat), lo que debe tener a Carlos Pérez brincando en ambas patitas, pues él debe saber que a veces la química, más que la propia historia, colabora para que una película o una telenovela tenga éxito. Dizque… Fernando Carrillo pudiera meterse en la piel del nuevo Agente 007, o sea, de James Bond. También se dice que su nombre suena más que una maraca en manos de un intranquilo bebé y que el hecho de haber vivido más de siete años en Londres, le da cierta ventaja para interpretar al agente del servicio secreto británico en la gran pantalla. Y dizque para ayudarse, el actor le tiene prendida una vela a su santo para que Bárbara Broccoli y Tom Rothman, de Sony Pictures, “hagan el milagro” de escogerlo y le echen tierrita a Tom Hardy, Damian Lewis, James Norton e Idris Elba (que de quedar sería el primer agente 007 negro) quienes también quieren echarle mano al personaje en cuestión. La apuesta está servida. Hollywood decidirá si quiere a un latino personificando al inmortal James Bond. Mientras espera que lo llamen para darle la buena nueva… o la mala, Fernando Carrillo entona su Angel fallen from the sky, la canción que grabó junto a Chico Castillo, de los Gipsy Kings, con la que retomó su faceta de cantante. Amanecerá y veremos. Lo hizo posible. Leonardo Padrón recorre la vida de 14 personajes que han resistido las vicisitudes de su vida para trascender en el ámbito político, económico, social y artístico. Antes, por supuesto, los convocó a reconocerse en sus propias palabras y silencios. Confesiones, carcajadas, angustias y nostalgias se retratan en Los Imposibles 7. El único venezolano en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas, el entrevistador más temido de la televisión latina, controversiales líderes políticos, un jefe de Estado que recibió 97 atentados contra su vida, la cronista singular, un escritor que ha hecho de la polémica su forma de vida, las voces de fondo del romanticismo pop, un fabricante de ron que transformó a bandas delictivas, el dúo de música urbana más importante de Venezuela, se hacen presente en esta edición de resistencia.  Leonardo Padrón es escritor, poeta, guionista de cine y televisión, ensayista, cronista, editor, locutor. Y sus libros han sido traducidos a varios idiomas. Nacho también hizo posible lo imposible: unirse a la crème de la crème musical. Por ahora, Don Omar, Marc Anthony, Daddy Yankee y hasta Jennifer López le dieron la bienvenida a ese mundo donde pocos –sólo los elegidos- tienen la fortuna de entrar y permanecer en el tiempo. Intuyo que ellos le dijeron Andas en mi cabeza (como se titula uno de sus temas) y ella, entre voluptuoso contoneos, le susurró Báilame. Le ruego a Dios que Miguel Ignacio Mendoza no se emborrache, mucho menos intoxique, con la fama que se extiende a sus pies cual alfombra roja. Alguien dijo que dichoso el que no ha conocido nunca el sabor de la fama: tenerla es un purgatorio y perderla, un infierno.

Compartir este articulo:

Acerca Fabricio Yarica

fabricioyarica2007@yahoo.com