Edición 589: En vacaciones que la prevención forme parte del equipaje

The following two tabs change content below.

Lavinia González

lavigonzal@yahoo.com

Últimas entradas deLavinia González (ver todo)

En vacaciones que la prevención forme parte del equipaje

 

Los hongos suelen ser muy incómodos porque en líneas generales, originan síntomas como picazón, ardor y el cambio de apariencia de la zona afectada. Por eso, la prevención de micosis en época de vacaciones requiere de cuidado y casi ningún sacrificio…

Por la naturaleza de los días de descanso en los que la piel está expuesta a la humedad prolongada o al contacto con espacios contaminados, aumentan las probabilidades de contagio de micosis, bien sea vaginal, en la piel o el llamado pie de atleta; son hongos que suelen convertirse en invitados indeseados debido a los síntomas que generan. Y que suelen ser muy incómodos porque en líneas generales, originan síntomas como picazón, ardor y el cambio de apariencia de la zona afectada. Sin embargo, estos síntomas podrán variar dependiendo del tipo de hongo, y si la patología se origina por primera vez en el paciente o por el contrario, se trata de la reincidencia del mismo, dice la ginecóloga Blanca Barreto, quien también es asesor médico de Bayer Venezuela.

Empacar la prevención

Aunque todos podemos sufrir una enfermedad por hongos, hay algunas que son más frecuentes en hombres que en mujeres, como es el caso del pie de atleta, una de las micosis que es más común en ellos; mientras que el hongo en las uñas suele ser padecido con mayor cotidianidad por ellas; al igual que las infecciones genitales siendo mucho más frecuentes las vaginales. De ahí la importancia de que en las vacaciones, la prevención de las micosis forme  parte del equipaje. Veamos:

* En el caso del pie de atleta: mantener el pie húmedo (sudor, por ejemplo) por tiempo prolongado y uso de calzado cerrado y/o sintético como las botas o los zapatos deportivos, aumenta el riesgo de aparición o permanencia de la infección, pues crea un ambiente cálido, y húmedo favorable para el hongo, generando picazón, ardor, agrietamiento de la piel y mal olor.

* El llamado hongo de playa se torna frecuente en estos días de relax: no es más que una variedad de micosis superficial; en nuestra piel existen muchos microorganismos que ayudan a conservar la humedad y acidez adecuada ayudando en la protección.  El calor y la humedad favorecen que cambie este equilibrio y aparezcan otros microorganismos sobre la piel que son causa de diversas manifestaciones anormales en nuestra superficie cutánea, tal es el caso de un tipo de hongo que con la exposición solar, genera cambios en el color de la piel y ligera descamación siendo  muy común y fácil de tratar.

* Elegir ropa de algodón que absorba la transpiración y mantenga seca la piel; después de estar en una piscina o en el mar, usted debe ducharse y secarse cuidadosamente, incluyendo entre los dedos los pies; asimismo, debe limpiar el área genital desde adelante hacia atrás, nunca de forma contraria.

* Es muy importante el uso regular de protector solar para evitar el efecto dañino de los rayos ultravioleta, incluyendo quemaduras en la piel, la prevención con uso de calzado apropiado (sandalias) tanto en vestuarios, duchas y piscinas, así como cambiar regularmente de calzado y medias para evitar la humedad en caso que se use zapato cerrado, preferiblemente usar sandalias cuando se pueda.

* No compartir toallas o prendas de ropa debido a la facilidad que pueden tener los hongos para propagarse.

 

Tratamiento a tiempo

Actualmente, “la presencia de un hongo no significa el fin de las vacaciones; si la persona recibe el tratamiento adecuado, disfrutará de su tiempo libre ya que las opciones disponibles no requieren de muchas complicaciones para su cumplimiento adecuado”, dice la especialista. La utilización de fármacos tópicos es cada día más frecuente, con excelentes resultados, siempre y cuando se sigan las indicaciones de forma adecuada. Lo importante es que en caso de no mejorar los síntomas, acuda a su médico, pues puede tratarse de una infección mixta.

Los niños y el sol

La protección solar es responsabilidad de los padres; es un tema de educación. Son ellos quienes deben tener conciencia de los daños que puede ocasionar a la larga una exposición solar intensa durante la etapa infantil. Si no se siguen seriamente las recomendaciones indicadas, es obvio que se produzcan quemaduras y, por tanto, deshidratación. Es fundamental recurrir a la toma de líquidos vía oral, un aporte tan importante para el organismo como la hidratación tópica. Se pueden aplicar corticoides tópicos a niños si es necesario, cremas antiinflamatorias, mucha hidratación y rehidratación con líquidos y, en el caso de que el niño sufra mareos, el consejo es llevarlo al médico.

 

Compartir este articulo:

Acerca Lavinia González

lavigonzal@yahoo.com